Terminemos con un mito, el cloro no es culpable de los ojos rojos en la piscina, es algo mucho peor

ojos rojos pool

Llega el verano y el calor asfixiante que lo acompaña. Mucho encuentran un remedio en las piscinas públicas, de urbanizaciones, polideportivos… y generalmente terminamos con los ojos enrojecidos e irritados.

Siempre hemos creído y nos han contado, que esto era culpa del exceso de cloro que los desaprensivos cuidadores echaban sin miramiento en las piscinas para castigar a niños y padres.

La verdadera causa que explica esta rojez e irritación son las cloraminas, un compuesto químico que se produce cuando el cloro reacciona con el nitrógeno. ¿Y cómo llega el nitrógeno a las piscinas?

Pues en forma de orina y sudor de los desaprensivos bañistas que no se duchan antes de entrar en la piscina o utilizan las piscinas para otros menesteres.

El cloro no es culpable que nos escuezan y enrojezcan los ojos, es la orina y el sudor presente en el agua y que reacciona con el cloro.

Si una piscina tiene un fuerte olor a cloro es señal de una alta concentración de cloraminas provocado por los orines y el sudor. Seguro que ahora te lo piensas dos veces.

Y recuerda, utiliza siempre gafas de natación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s