Cuando las mujeres se aplicaban veneno en los ojos para estar más guapas

pupilas-dilatadas

Durante la Edad Media y bien entrado el Renacimiento, uno de los cánones estéticos más demandados eran las pupilas dilatadas. El llamado splendor oculorum exigía a las mujeres tener unas pupilas más grandes.

Para conseguirlo las mujeres recurrieron a la belladona. La belladona es una planta de la familia de las solanáceas cuyas bayas, altamente venenosas, contienen un alcaloide llamado atropina.

La atropina produce alucinaciones, delirios, pérdida de memoria, parálisis e incluso la muerte hasta en pequeñas dosis.

Las mujeres se aplicaban el jugo de las bayas de belladona en la piel del rostro, la atropina irritaba la piel haciendo a las doncellas parecer sonrojadas.

Y también se aplicaban este zumo tóxico en los ojos. De esta forma, las pupilas se dilataban por la acción de la atropina que contiene.

Curiosamente en el siglo XXI seguimos utilizando la belladona en las consultas oftalmológicas. Se utiliza la atropina en forma de colirio (los de tapón rojo) como agente midriático y para inducir cicloplegia en exploraciones y procedimientos oftalmológicos, entre otros usos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s